NOTICIAS

Creciente mercado de la construcción arquitectónica basada en madera

La empresa especializada en construcción industrializada pasiva ARQUIMA (www.arquima.net) destaca el creciente interés por la construcción en madera en nuestro país.  Tras la crisis económica de los últimos años, la construcción va recuperándose, siendo la construcción en madera la que más ha crecido y está creciendo en los últimos tiempos, tanto la construcción de viviendas como de edificios para cualquier tipo de uso. También han aumentado las remontas y las edificaciones verticales. La madera, como material natural, renovable y reutilizable, es uno de los protagonistas de la economía circular. 

Las edificaciones pasivas reducen las emisiones de carbono; son más eficientes en el consumo de energía; dependen muy poco de la red eléctrica; contribuyen a aumentar la concienciación ambiental y suponen un gran ahorro económico (entre un 75% y un 90% menos que una vivienda tradicional). Poco a poco este tipo de construcciones se van implementado. En la actualidad España está copiando los modelos de Europa de hace 40 años. La sociedad de hoy es cada vez más consciente de que hay que cuidar el medio ambiente.

ARQUIMA está especializada en construcción industrializada de edificios de consumo energético nulo o casi nulo, con criterios de arquitectura bioclimática, pasiva y de máxima eficiencia energética, obligatorios para la edificación pública a finales de este mismo año.

Durante 2017 la compañía de edificación sostenible ha realizado numerosos proyectos, entre los que destacan la finalización de 2.000 m² de fachadas del Centro de Medicina Comparativa y Bioimagen de la Fundación Institut d’Investigació en Ciències de la Salut Germans Trias i Pujolde Badalona (Barcelona), el montaje en tan solo tres semanas de los 1.000 m² de estructura y envolvente del renovado Hotel-Balneario de Yémeda (Cuenca) o la certificación de su primera vivienda Passivhaus en Barcelona.

En la actualidad ARQUIMA cuenta con 25 proyectos en marcha, tanto de viviendas unifamiliares y plurifamiliares como de edificios de equipamientos públicos y privados.

El equipo de ARQUIMA, liderado por José Antonio González, está convencido de que “así como el acero fue el material del siglo XIX y el hormigón el material del siglo XX, la madera será el material del siglo XXI”.

ARQUIMA ofrece una alternativa respetuosa con el medio ambiente, con la salud de las personas y energéticamente eficiente para reducir el exceso de emisiones de CO2 en el planeta. El tipo de madera utilizado por ARQUIMA para la envolvente de los edificios es el abeto KVH certificado. ARQUIMA sólo utiliza materiales con una mínima huella de carbono, como la madera de bosques gestionados de manera sostenible y certificados con sellos PEFC(Programme for endorsement of Forest Certification Schemes) FSC® (Forest Stewardship Council).

Las envolventes de los edificios se realizan completamente en la fábrica de ARQUIMA y se transportan los módulos en 2D en camiones hasta el lugar del montaje, donde, con la ayuda de una grúa se monta de manera rápida y limpia. Como las paredes llevan ya integradas las carpinterías exteriores y el revestimiento de fachada, el montaje es muy rápido y además la obra no necesita andamios y apenas genera residuos.

Este tipo de edificaciones aportan más rapidez de ejecución, más confort térmico y más calidad del aire interior. El coste económico constructivo puede ser ligeramente superior al de la construcción tradicional, pero se amortiza en pocos años ya que su ahorro energético es de hasta un 90% respecto a las construcciones tradicionales. El plazo de ejecución puede llegar a reducir en un 50% el plazo de una obra tradicional, y esto, en sectores como el hotelero o el de los promotores inmobiliarios, puede generar muchos beneficios.

ALVIC presentará sus nuevas propuestas en Maderalia

Grupo ALVIC, fabricante de  componentes para mobiliario  y paneles decorativos para interiorismo y decoración estará presente  en la próxima edición de Maderalia 2018. En un stand innovador e íntegramente construido con sus  productos,  presentará su Colección 2018/2019  que incorpora una cuidada   selección de diseños y opciones de acabados  de  gran versatilidad y   alto nivel decorativo. Paralelamente, ALVIC estará presente en el espacio EASY CONTRACT con los productos seleccionados por el arquitecto y diseñador valenciano Ramón Esteve  para su proyecto  de  Hotel Urbano.

 

Feria Valencia acogerá la semana próxima una cita de referencia para profesionales de la instalación, prescriptores, industria del mueble, decoradores, carpinteriores, interioristas y arquitectos. FIMMA – Maderalia se celebrará del 6 al 9 de febrero de 2018 y lo hace de nuevo en su formato más extenso y de envergadura. Una gran cita para el sector con numerosos argumentos para no perderse la principal feria del sector madera-carpintería-decoración.

FIMMA Maderalia coincidirá con el gran evento de la cerámica y baño, CEVISAMA. La coincidencia de tres ferias vinculadas a la decoración y el interiorismo en fechas y en un recinto único, Feria Valencia, convierten a esta cita en un evento único en el que se ofrece a los visitantes una visión completa de todo lo necesario para el equipamiento interior y exterior y para el interiorismo de viviendas, espacios públicos, instalaciones comerciales, hoteles…

Los visitantes, sean prescriptores o profesionales relacionados con los sectores implicados, no sólo encontrarán una oferta completa, sino espacios para la inspiración y la presentación de nuevas propuestas. Porque la cita acoge también exposiciones, conferencias, showrooms y actividades por toda la ciudad de Valencia. Esta amplia variedad de eventos culturales está pensada para completar el panorama de actualidad del interiorismo y el diseño que se presente durante esos días.

Valencia será un punto de encuentro de una importante representación nacional e internacional de las marcas más significativas de la cerámica, baño y el sector de la madera. Con esta representación, las posibilidades de hacer negocio se amplían, tanto para los visitantes como para los expositores. Tanto en el recinto ferial como en las actividades preparadas fuera de él encontrará espacios donde la oferta y la demanda confluirán. La ciudad de Valencia también ofrece a los visitantes oportunidades para conocer su arquitectura, su gastronomía, su historia, su entorno y su ocio. La ciudad se volcará en acoger a los visitantes y facilitarles un acercamiento a la forma de vida mediterránea, que incluirá interesantes iniciativas gastronómicas e incluso deportivas.

 

 

La plaga de procesionaria se adelanta por las altas temperaturas

Las temperaturas primaverales, en pleno mes de enero, que venimos disfrutando en los últimos días, sumadas a la escasez de lluvias, han compuesto el caldo de cultivo perfecto para la aparición prematura de la denominada procesionaria del pino. Una especie que constituye la segunda causa de destrucción de los pinares españoles, solo por detrás de los incendios forestales, con el consiguiente impacto que esto conlleva a nivel económico y medioambiental. Todo ello sin olvidar que sus consecuencias sobre la salud de personas y de los animales domésticos son nefastas. La Thaumetopoea pityocampa, generalmente conocida como “procesionaria del pino”, es una plaga tremendamente dañina con presencia en todo el territorio peninsular y Baleares.

Su aparición suele darse cada año en primavera, cuando el invierno comienza a ceder y el termómetro, a subir. Sin embargo, su presencia se adelanta cuando, como ahora, las temperaturas aumentan antes de lo previsto.

Además de en pinares, este tipo de orugas, que se desplazan en hilera como si se tratara de una procesión (de ahí su nombre), puede encontrarse también en áreas urbanas, en parques, jardines, colegios, urbanizaciones y áreas residenciales donde haya presencia de pinos y otras especies arbóreas como cedros y abetos.

Por este motivo, la Directora General de ANECPLA, Milagros Fernández de Lezeta, recuerda la importancia de “prestar especial atención a las zonas transitadas por niños; recomendamos a los adultos que eviten el posible contacto de los más pequeños con las orugas en parques y jardines o zonas de recreo”.

Un mínimo contacto con esta especie puede generar desde dermatitis a lesiones oculares, pasando por urticarias y reacciones alérgicas, ya que en caso contacto directo con la oruga su pelo se clava en la piel liberando un producto tóxico que provoca la liberación de histamina en la persona afectada y, consecuentemente, la reacción alérgica.

Asimismo, las reacciones alérgicas pueden afectar a los animales domésticos, especialmente a los perros, a quienes puede llegar incluso a ocasionar la muerte. Los síntomas del contacto con la oruga que los perros pueden manifestar son inflamación del hocico y cabeza, picores intensos en las partes afectadas y abundante salivación. En caso de que se lleguen a comérselas, la ingestión del tóxico que lleva el insecto puede provocar la necrosis de lengua y garganta y a consecuencia de ello, la muerte del animal.

Ni tan siquiera es preciso el contacto directo con las orugas, ya que cuando éstas se sienten amenazadas lanzan sus pelos al aire generando irritaciones y alergias. Estos pelos, también denominados “tricomas” son pequeños dardos envenenados. Cada oruga dispone de unas 500.000 tricomas a lo largo de su cuerpo.

La importancia del control y la prevención

A fin de evitar los problemas que conlleva sufrir una plaga de procesionaria cada año, ANECPLA recomienda sistematizar los tratamientos de control y prevención de esta especie. Los métodos de control más habituales en este caso son la destrucción de bolsones, los tratamientos con insecticidas, el empleo de trampas de feromonas o la instalación de barreras físicas.

La elección de uno u otro se realizará por parte de los expertos, tal y como afirma Fernández de Lezeta, “a partir de la toma en consideración de factores como el ciclo biológico en el que se encuentre la plaga, las condiciones ambientales, el nivel de infestación o la minimización del posible impacto sobre el medio, los animales y el ser humano”. De ahí la importancia, insiste la Directora General de ANECPLA, “de que sea una empresa de control de plagas quien realice este servicio de forma profesional”.

Fuente: www.anecpla.com

 

El edificio de madera más alto de España, en su recta final

El edificio más alto de madera que se está construyendo actualmente en España encara su recta final. Se está levantando en un solar municipal en el antiguo recinto industrial de Can Batlló, en la calle Constitució del barrio de La Bordeta.

El material utilizado no es la única peculiaridad de este inmueble, promovido por la cooperativa La Borda, ya que sus viviendas no se compararán ni se alquilarán: se cederán en uso. Un modelo que poco a poco se está extendiendo con otras iniciativas similares desde que se puso la primera madera en febrero de este edificio, el primero de estas características en suelo público y de obra nueva en la capital catalana.

“Tenemos más del 50% de la obra realizada. Acabamos la estructura antes del verano, en 6-8 semanas, y ahora estamos haciendo el interior de las viviendas y las instalaciones”, detalla Pol Massoni, arquitecto director de la obra y de la cooperativa de arquitectos Lacol conjuntamente con la arquitecta Cristina Gamboa.

La previsión es que la obra esté acabada en mayo. “Antes de la construcción el calendario era hacer el traslado en verano y en septiembre que todo el mundo esté instalado. Intentaremos mantenerlo”, explica Cristina, que también forma parte de las cooperativa Lacol.

El edificio tendrá espacios comunitarios en la planta baja, como una lavandería o una cocina comedor

“Es el objetivo marcado, pero hay que tener en cuenta que desde la finalización de la obra y la entrada hay todos unos trámites administrativos que pueden ser bastante complejos y no dependerán de la obra”, detalla Pol.

Uno de los retos de los arquitectos ha sido adaptar la obra a las necesidades de sus futuros usuarios con la “voluntad compartida de una vida más comunitaria” y adaptada a las “diferentes composiciones familiares”. Para generar estos espacios colectivos cada habitante ha cedido parte de la superficie de sus viviendas, unos 10 metros cuadrados, y dispondrán de unos 250 metros cuadrados de usos compartidos.

Los espacios comunitarios estarán en la planta baja con una cocinacomedor de unos 40 metros cuadrados, una lavandería, una salapolivalente, un espacio de invitados, un aparcamiento para bicicletas y una sala de salud cura. “En el momento inicial no estará construida esta sala, pero sí que habrá una y será intergeneracional. Estará pensada tanto para los niños en la época del baño como para las personas mayores que necesitan baños para el cuerpo o masajes”, avanza Cristina.

Para tejer estos lazos de vida comunitaria el edificio está estructurado alrededor de un patio central. “Hemos tomado como referencia las corralas, una tipología popular en la que hay un punto de centralidad y después se van enlazando los espacios comunitarios para generar espacios de interacción y puntos de encuentro”, relata Cristina. Además de las corralas de Uruguay, el proyecto se ha inspirado en otros modelos europeos de Alemania y Dinamarca.

Una azotea con una cubierta verde, una terraza con huertos urbanos y trasteros colectivos en cada planta serán otros de los usos compartidos.

Para el diseño de las viviendas la cooperativa ha organizado diferentes comisiones y talleres que han contado con la participación de los futuros usuarios. Se construirán 28 pisos y habrá tres tamaños: pequeño (42-43 metros cuadros), mediano (60 metros cuadrados) y grande (75 metros cuadrados). En función de la tipología, las viviendas tienen uno, dos o tres dormitorios.

En total, habrá unos 50 habitantes, una decena de ellos menores. “Estas medidas responden a que habrá personas que vivirán solas, parejas con o sin hijos o adultos que cohabitan y quieren compartir la crianza. Hay una mezcla bastante diversificada”, señala Pol.

Este proyecto surgió de la reivindicación vecinal del antiguo recinto industrial de Can Batlló y la mayoría de los que vivirán en el edificio son del barrio de La Bordeta y de Sants. “El edificio también quiere ser un espacio de resistencia en un momento en el que muchos vecinos se ven expulsados del barrio de su vida”, defiende Cristina.

La obra se está construyendo en suelo público de vivienda protegida a través de un derecho de superficie de 75 años del Ayuntamiento a la cooperativa, que paga un canon anual y a su vez hace un contrato de cesión de uso indefinido de cada vivienda a sus socios. “La vivienda tiene que ser asequible y las personas que vivirán todas cumplen los requisitos de vivienda protegida a nivel de renta y de propiedades”, comenta Pol. “Tú no eres el propietario, estás como de paso. Al mismo tiempo es un proyecto de resiliencia porque no se podrá especular ni aumentar el alquiler”, añade Cristina.

Para acceder a la cooperativa las personas que tienen derecho de uso de la vivienda lo hacen a partir de una aportación inicial de 18.500 euros. “Si sale del proyecto se recupera por la siguiente persona que entra. Los socios hacen aportaciones de capital voluntario a la cooperativa y son retornables”, afirma Cristina. Después hay que pagar una cuota mensual, la media es de unos 450 euros.

El coste total de la obra asciende a unos tres millones de euros, el 20% corresponde al capital incial aportado por los usuarios, un 60% a través de créditos y títulos participativos de la cooperativa de servicios financieros Coop57, y el 20% resto son créditos de personas individuales y entidades de la economía social, así como subveciones y donaciones.

Sandra Girbes y su pareja vinculados al proyecto de Can Batlló desde hace años serán uno de los nuevos usuarios del edificio. Para Sandra es un “factor esencial” recuperar aquellos “vínculos comunitarios que se han perdido” en ciudades como en Barcelona. “Además La Borda permite un buen equilibrio entre el espacio privado y público comunitario, no tienes que renunciar a ninguno de estos dos espacios”, sostiene Sandra.

Otra de las principales motivaciones es que se trata de un proyecto que “quiere genear una alternativa” en el mercado inmobiliario y no considera la vivienda “como una valor de mercado sino de uso”.

A fecha de hoy todos los pisos ya están adjudicados y la cooperativa tiene lista de espera, entre unos 50 y 60 interesados, si alguien se da de baja. Por su parte, estas personas han empezado a reunirse para organizarse con el objetivo de replicar el proceso y generar más vivienda cooperativa en la ciudad.

Las otras iniciativas de vivienda cooperativa

Este modelo de La Borda ha sido el germen de otras inactivas en el barrio, como el proyecto de la fundación Dinamo, que abrió una convocatoria a finales de año a la que se han presentado siete grupos para un proyecto de vivienda cooperativa en La Bordeta. Se prevé que empiece a dar vida a un edificio cooperativo en cesión de uso a partir de este verano. Durante las próximas semanas procederán “a la evaluación de los proyectos, que finalizará con la deliberación por parte del jurado del grupo adjudicatario”, informan desde su web.

En paralelo, hay otras cooperativas que están llevando a cabo iniciativas similares en cinco solares municipales de otros barrios tras el concurso del Ayuntamiento para construir covivienda. Concretamente, se construirán un total de 110 pisos en terrenos situados en la Barceloneta (La Xarxaire SCCL), la Marina del Prat Vermell (Llar Jove SCCL), Sarrià (Associació Parkformes), Roquetes (Associació Cohabitatge Cooperatiu), Poblenou(Sostre Cívic SCCL).

Además de Can Batlló, hay otro edificio que empezó las obras a mediados de abril para rehabilitar cinco nuevos pisos en Ciutat Vella, en la calle Princesa, 49, gestionados por la cooperativa Sostre Cívic a través de un acuerdo con el Ayuntamiento.

En cuanto al material escogido, los impulsores del edificio de Can Batlló señalan que se decantaron por la madera para que el inmueble tuviera “un impacto ambiental mínimo y se innovase en la construcción”. También destacan que es un “elemento que se está viendo con muy buenos ojos por la rapidez del montaje y su precisión”.

Sobre los riesgos del fuego, los arquitectos señalan que el inmueble cumple la normativa existente como si fuese un edificio de hormigón y la “respuesta al fuego realmente se comporta mucho mejor una madera que no una estructura metálica”, asegura Pol. En concreto, la madera utilizada es pino radiata procedente de una empresa de Euskadi y son paneles contralaminados.

El bloque tendrá una planta baja seis pisos lo que le convierte en el edificio de madera más alto que se está construyendo día de hoy de la Península, un proyecto que se verá superado por el futuro inmueble de viviendas sociales de planta baja más siete plantas con estructura de madera proyectado por el equipo de arquitectas Cierto Estudio en la plaza de Glòries .

En el proceso de construcción de La Borda ya se han utilizado 16 camiones para el transporte, 500 paneles de madera contralaminada, 720 metros cúbicos de madera que equivalen a 350 toneledas y unos 150.000 tornillos. El edificio de La Borda encara su recta final.

Fuente: www.lavanguardia.com

 

El cambio climático visto con lupa por FSC en su XII Congreso Nacional

La Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA) tratará el problema del cambio climático en su XII Congreso Nacional, que se celebrará en Valencia los días 15 y 16 de noviembre, bajo el lema “Cambio climático, la noticia más urgente”. FSC España, ONG que vela por la sostenibilidad de los bosques, colabora en la celebración del Congreso, que se celebrará en el auditorio Mar Rojo de L’Oceanogràfic. La gestión forestal sostenible según los exigentes estándares de FSC es una importante herramienta para luchar contra el calentamiento global.

“Gracias a la gran labor informativa de los periodistas ambientales, los ciudadanos cada vez son más conscientes de que elegir productos con nuestro sello del árbol ayuda a conservar los bosques para todos, para siempre”, señala Gonzalo Anguita, director ejecutivo de FSC España.

La inauguración del congreso, que se celebra cada dos años desde 1995, correrá a cargo del presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y el alcalde de València, Joan Ribó, junto a la presidenta de APIA, Clara Navío, la presidenta de la Unió de Periodistes Valencians, Noa de la Torre y el presidente de la Fundación Aguas de Valencia-Global Omnium, Eugenio Calabuig.

El primer conferenciante invitado será el director de publicaciones e investigador principal en el Worldwatch Institute, Gary T. Gardner, quien dará paso a nueve sesiones en las que participarán unos 40 expertos del ámbito científico, ecologista, sociológico, político y periodístico.

El evento está abierto al público y la asistencia es gratuita. Con su organización APIA espera que sirva para poner en el foco de la agenda informativa la noticia más urgente e importante: el cambio climático.

Este congreso se celebra en paralelo a la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 23) que se desarrolla estos días en Bonn (Alemania).

FSC

FSC ha certificado más de 196 millones de hectáreas de bosques en 82 países, a partir de un modelo de gestión forestal ambientalmente responsable, socialmente beneficioso y económicamente viable.

El número de bosques certificados en España con el sello FSC ha crecido en los últimos cinco años a un ritmo interanual del 12 por ciento anual en superficie y de un 15% en certificados de cadena de custodia (CdC).

En total hay 261.496 hectáreas de bosque certificado FSC y 903 certificados de cadena de custodia.

Fuente: www.madera-sostenible.com

Proyectan el rascacielos de madera más alto del mundo en Londres

Recreación de la Torre de madera

Recreación de la Torre de madera

El skyline londinsense podría contar con una nueva torre en unos años, pero, no una de acero ni de hormigón, que son los materiales con los que se construye habitualmente, sino de madera. Éste es el proyecto en el que llevan tiempo trabajando los investigadores del Departamento de Arquitectura de la Universidad de Cambridge junto con el estudio PLP Architecture y la consultora Smith y Wallwork. El rascacielos, de 300 metros de altura y 80 pisos, estará conformado por 1.000 apartamentos repartidos en sus más de 90.000 metros cuadrados. En concreto, si el proyecto sigue adelante, el edificio, ubicado en Barbican Estate, se convertirá en la segunda torre más alta de Londres después de The Shard.

Para su construcción, los investigadores prevén que se necesiten más de 65.000 metros cúbicos de madera provenientes de bosques sostenibles con su certificación correspondiente. Asimismo, estos han apuntado que este tipo de material evitará “la emisión de unas 50.000 toneladas de CO2 a la atmósfera”.

En este sentido, la investigación también ha desvelado otros posibles beneficios, como, por ejemplo, la reducción de costes y la mejora de los plazos de construcción, el aumento de la resistencia al fuego y una reducción significativa en el peso total de los edificios.

Fuente original: www.elmundo.es